Gastrolea

Síntomas y enfermedades más frecuentes del esófago en la consulta de gastroenterología

El esófago es un tubo que conecta la parte posterior de la boca con el estómago, mide aproximadamente entre 25 cm y 33 cm de largo y puede dilatarse para permitir el paso de los alimentos, su función es regular el paso de los alimentos hacia el estómago facilitando el proceso de digestión.

En la consulta de gastroenterología encontramos muchas veces a pacientes con síntomas que pueden ser atribuidos a múltiples patologías relacionadas con el esófago y de allí la importancia de la consulta exploratoria para hallar la causa y tratarla de manera exitosa.

Los síntomas más frecuentes relacionados con el esófago son;

  1. En primer lugar, la pirosis, que se refiere a esa sensación de ardor retroesternal comúnmente llamada acidez y se presenta en varias enfermedades esofágicas.
  2. Otro síntoma bastante frecuente es la disfagia, que se refiere a la imposibilidad para tragar de forma adecuada líquidos o sólidos. Con la disfagia, el paciente puede sentir que el alimento se le queda atrapado en cualquiera de los segmentos del esófago y cuando la sensación proviene del último segmento, es común que los pacientes lo perciban como un malestar proveniente del estómago.
  3. Y, en tercer lugar, otro de los síntomas frecuentes relacionados a las patologías esofágicas son los eructos, que resultan de la regurgitación del aire que tenemos en el estómago.

Hay muchas enfermedades relacionadas con el esófago, pero las 3 más comunes en la consulta son:

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Es la patología más tratada en la consulta de gastroenterología y por eso hemos dedicado tantos espacios a informar sobre ella, se trata de la regurgitación del contenido gástrico, bien sea, sólido, semi sólido o líquido hacia el esófago. Este contenido gástrico se encuentra con un PH muy bajo y al ascender al esófago que tiene una mucosa que no está preparada para soportar el ácido puede producir trastornos como esofagitis o esófago de Barret. 

La ERGE también puede causar inflamación y ulceración del esófago debido al contacto frecuente con el ácido estomacal.

La esofagitis, es una inflamación de la mucosa del esófago y hay muchas causas de esofagitis, la más común es la esofagitis péptica o esofagitis por reflujo, que ocurre como resultado de la quemadura del esófago por la regurgitación ácida.

Hay causas infecciosas (micóticas, virales) y  la más común entre ellas se relaciona con el hongo cándida albicans del que tanto se escucha actualmente. El hongo cándida albicans no se considera patógeno, pero cuando su reproducción se sale de control puede causar patologías en el organismo y una de ellas es la esofagitis micótica o esofagitis por cándida albicans, esta ocurre cuando falla el sistema inmunoológico de nuestro tracto gastrointestinal, lo cual puede ocurrir cuando hay desnutrición, o en pacientes que utilizan medicamentos con esteroides (el uso de estos medicamentos producen una alteración en la barrera de defensa del esófago) produciendo síntomas de ardor, disfagia u otras molestias del tracto superior.Y aunque hay muchas más causas de esofagitis, vamos a mencionar, por último, la esofagitis cáustica que ocurre por la ingestión intencional o no de sustancias químicas que pueden erosionar el esófago. 

Esófago de Barrett. Es una condición esofágica premaligna que surge como el resultado del reflujo gastroesofágico crónico.
    En el Esófago de Barrett el revestimiento de la parte inferior del esófago se sustituye por células similares a las células intestinales en un proceso llamado metaplasia. El cambio en la mucosa del esófago es una condición premaligna que predispone a los pacientes a tener un adenocarcinoma esofágico, pero esta condición se puede revertir con tratamiento estricto, sin embargo, lo ideal es la prevención mediante el tratamiento del reflujo gastroesofágico para evitar la evolución a esófago de Barrett.

      Si crees que tú o alguien cercano a ti puede estar sufriendo de alguna de estas enfermedades o que tiene alguno de los síntomas que te contamos anteriormente de manera frecuente, podemos ayudarte, así que no dudes en escribirnos.

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *